Se debe de vivir con tal fuerza que en algun momento oportuno se tenga la voluntad de morir

Hoy leyendo a Nietzsche encontre algo válioso, lo comparto aquí…

Y con esto adelanté por el camino de la sabiduría, a buen paso, con plena confianza. Cualquiera que sea tu condición, sírvete a ti mismo de fuente de experiencia. Arroja la amargura por la borda, perdónate a ti mismo, pues en todo caso tienes una escala de cien peldaños por la cual puedes subir al conocimiento.

El siglo en el que sufres debe de haber caído, te estima feliz de esa felicidad, te advierte que tomas aún parte en experiencias de que el hombre del poervenir podran prescindir. No te pese haber sido religioso; penetrate bien en la forma en que has tenido un légitimo acceso al arte. ¿No te han de servir estas experiencias para cruzar con un mejor conocimiento de causa las inmensas etapas de la humanidad anterior? ¿No es precisamente sobre este terreno, que a veces tanto te desagrada sobre el terreno del pensamiento turbado donde han crecido los más bellos frutos de la vieja civilización?.

Hay que haber amado a la religión y el arte como se ama a una madre y a una nodriza; de lo contrario no se puede llegar a la sabiduría. Pero hay que dirigir las miradas más allá hay que saber evolucionar, si permanecemos en su dominio no lo comprendemos.

Igualmente es preciso estar familiarizado con los estudios históricos y con el juego prudente de la balanza . Hay que hacer un viaje retrospectivo siguiendo las huellas de la humanidad en su larga marcha a través del desierto del pasado: así es como aprenderás más seguramente en que dirección no puede y ya ni tiene derecho a ir la humanidad futura. Y tratando con todas tus fuerzas de descubrir cómo esta hecho el nudo del porvenir, tu propia vida tomara el valor de un instrumento y de un medio de conocimiento.

De ti depende que todos los rasgos de tu vida : Tus ensayos, tus errores, tus ilusiones, tus sufrimientos, tu amor y tu esperanza, se ahilen sin excepción en tu designio. Este designio es ser tú mismo, una cadena necesaria de anillos de cultura y de inferir de esta necesidad, la necesidad en la marcha de la civilización universal.

Cuando tu mirada haya adquirido bastante fuerza para ver el fondo en la fuente sombría de tu ser y de tus conocimientos, quizá tambien, en ese espejo las constelaciones lejanas de las civilizaciones futuras te serán visibles.

Es que tu no sabes que no hay más dulce miel que la del conocimiento y que las nubes de aflicción que sobre ti se ciernen te han de servir de ubre en las que bebas la leche que ha de refrescar tu boca. Deja que venga la edad; entonces veras como has escuchado la voz de la naturaleza, de esa naturaleza que rige el universo por el placer; la misma vida que termina en la vejez, termina también en la sabiduría goce constante del espiritu, en esta dulce luz de sol; ambas cosas, la vejez y la sabiduría llegan a tí por el mismo cauce; asi lo quiere la naturaleza.

Entonces deja sin indignarte, que las brumas de la muerte se acerquen. Hacia la luz, tú ultimo movimiento. – Humano demasiado Humano Nietzsche.

Esto me hace recordar a Zaratustra cuando dijo: “Se debe de vivir con tal fuerza que en algun momento oportuno se tenga la voluntad de morir”

Leave a Reply

Your email address will not be published.